lunes, 22 de noviembre de 2010

Cuando calienta el Sol: breve reseña de Sunshine (2007)

Sunshine es, imagino, a muchos de mi generación el equivalente a 2001: Odisea del Espacio para los que crecieron en los '60. Tiene todo lo que debe tener un gran film: a Danny Boyle dirigiendo la batuta (uno de mis directores favoritos), a Cillian Murphy, Rose Byrne (cosita), Hiroyuki Zanada, Cliff Curtis (gran trabajo), Michelle Yeoh y Chris Evans, personificando a los inolvidables Cappa, Cassie, Kaneda, Dr. Searle, Corazón y el heroico Mace; más la majestuosa música de John Murphy, soberbios efectos especiales en dosis justas y un argumento que gira en torno a uno de los misterios existenciales más antiguos del Hombre, la existencia de Dios.



De qué va...?: Siglo XII. El sol se está apagando y la Humanidad hace un último y desesperado intento por encenderle la mecha nuevamente, enviando una gigantesca nave con la suficiente carga atómica para crear un nuevo Sol junto al ya moribundo. Esta nave, llamada Icaro 2 e integrada por 8 tripulantes, no es la primera en intentarlo. 8 años antes había partido Icaro 1 con el mismo objetivo, perdiéndose su rastro poco antes de llegar al Sol.
Luego de cruzar el planeta Mercurio, la Icarus 2 se topa sorpresivamente con su antecesora y sus tripulantes deciden abordar lo que parece una nave muerta y abandonada a la deriva. Este será solo el principio de sus problemas.



Filmada con precisión de relojero (no hay escenas gratarolas ni diálogos de relleno), con un guión minucioso hasta los más infimos detalles y con una pretensión hiperrealista en su desarrollo (exceptuando ese inverosímil comienzo de un Sol agonizante, que inteligentemente Boyle no pierde el tiempo en intentar explicar), Sunshine es un film que requiere de más de un visionado (si no se está atento, por momentos uno pierde noción de en qué parte de la Icaro están los tripulantes).

Frases memorables:"Kaneda, what do you see??", "Only dream I ever have... is it the surface of the sun? Everytime I shut my eyes... it's always the same.", "For seven years I spoke with God. He told me to take us all to Heaven."

Puntuación: